El equipo por encima del talento, jornada con APD, 15 de junio 2017 (I)

comunicación TSC - 8 de Junio de 2017

Compartimos a continucación las reflexiones de nuestro socio Pablo Martínez Arroyo, de cara a la jornada que haremos con APD el próximo 15 de junio, a la que asistirán directivos de diferentes entornos empresariales, con un mismo objetivo; reflexionar y aprender algunas claves desde la metodología B&ST de TSC.

Los equipos ganadores logran serlo porque tienen su casa tan sólidamente construida que son capaces de jugar con la confianza necesaria para maximizar su potencial. Así resume Pablo Martínez, exjugador profesional de baloncesto y principal ponente de la jornada ¿Quieres ser un simple jefe o el líder de tu equipo? que organiza la Apd en el Real Canoe Natación Club el próximo 15 de junio, las claves para alcanzar el éxito tanto en el plano deportivo como en el empresarial.

Tras nuestros años de experiencia personal en un contexto de Alto Rendimiento deportivo y trabajando después alrededor de directivos, escuchando mucho y tratando de ayudar; nos hemos dado cuenta de que hay un concepto que siempre aflora: la necesidad de Tener Confianza, con mayúsculas, asegura Martínez, quien lleva construyendo, mano a mano con el cliente, desde hace más de una década la Casa del Alto Rendimiento a través de su consultora Training Solutions.

Una confianza que, en su caso, nace de sus experiencias en la cancha durante su etapa como jugador profesional y que, ahora, trata de trasladar al ámbito de la gestión de grupos en una empresa. Por ello, la metodología que se seguirá durante la jornada organizada por la Apd será el Business & Sport Training, ya que utiliza las prácticas y las experiencias del mundo de deporte para facilitar la reflexión y la puesta en práctica de comportamientos que fomentan el desarrollo de actitudes y habilidades tanto directivas como comerciales.

El baloncesto es una herramienta que enseña

Del baloncesto aprendí que van a pasarte cosas; que algunas las vas a poder controlar y otras no. Y que demostrar a otros que pueden confiar en ti suele ser muy bueno a medio y largo plazo convirtiéndose en una fuente de salud, explica Martínez. Y es precisamente esa confianza, esa cohesión que distingue a las compañías de éxito hoy en día, la que pretende trasladar durante la mencionada jornada, en la que, además, se analizarán diferentes estilos de liderazgo partiendo de dos mitos del baloncesto mundial: Larry Bird y Michael Jordan.

Un espíritu de equipo que rememora aquella Copa del Rey que ganó con el Estudiantes en 1992, su mayor éxito como jugador: Estábamos en la habitación del hotel Juan Aísa y yo la noche anterior. Acabábamos de ganar al Joventut, tras haber ganado al Madrid antes, y con la adrenalina a tope y la energía de dos veinteañeros. A Juan sólo se le ocurrió hacerme una pregunta: Pablo, ¿por qué somos tan buenos? En ese momento no pude dársela, pero 25 años después ya le puedo responder con bastante exactitud. Parte del proyecto de La Casa se inspira en lo que le sucedía a aquel equipo, que obtuvo unos resultados por encima de las expectativas. Con nuestra métrica que aplicamos a las empresas sé que hubiéramos puntuado muy, muy alto, en algunos pilares imprescindibles: honestidad profesional, compromiso, active role….

El equipo, por encima del talento

Son precisamente esos valores, que hicieron ganador a un equipo sin tanto talento como otros, los que Martínez tratará de inculcar durante la jornada organizada por la Apd. Y pone un ejemplo claro: el día que perdió la final de Copa de 1997 cuando militaba el Cáceres, un equipo que tenía mejores individuos, pero se unía menos en los momentos clave: Hasta el descanso de aquella final nos llevó la inspiración más individual, pero nos faltó liderazgo grupal y confianza verdadera para dar ese marginal de rendimiento que separa lo bueno de lo excelente, recuerda.

Se trata, por tanto, de generar liderazgos colectivos, o parcelados, dentro de un equipo. Por ejemplo, de su etapa en el Estudiantes, Martínez destaca no un único líder en el campo, sino cuatro: Miguel Ángel Martín -el entrenador que logró gestionar un equipo muy joven y hacerlo competitivo-, John Pinone -el cerebro en la pista-, Ricky Winslow -quien ponía el listón más alto de nuestra capacidad como baloncestistas- y Pedro Rodríguez -el sistema inmune del grupo, quien nos dejaba claro casi cada día que lo realmente importante de la vida tenía muy poco que ver con meter una pelotita en el aro-.

Comentarios

    

Training Solutions Consultores

91 435 09 37

info@trainingsolutions.es