Un mito del deporte cumple 50 años

TSC - 17 de Febrero de 2013

El mundo del deporte celebra estos días los 50 años de Michael Jordan. Numerosos deportistas y personalidades de otros ámbitos se han manifestado para glosar la figura del que probablemente ha sido hasta la fecha el icono más global de la historia del deporte, junto a Muhammed Ali, el boxeador nacido como Cassius Clay.

En Training Solutions, dentro de la metodología BUSINESS AND SPORT TRAINING, utilizamos en numerosas ocasiones el ejemplo de Jordan para comunicar diferentes enseñanzas que el mundo de la empresa puede adquirir de los deportes de equipo.

La biografía de Jordan está llena de éxitos, pero muchas veces se olvida lo mucho que le costó a Michael escalar hasta la cima de su profesión, y las numerosas ocasiones en la que sus rivales le recordaban que su figura no era mucho más que la de un anotador individual, que difícilmente podía elevar el rendimiento del equipo hasta llevarlo a conquistar el título.

Durante varios años, Jordan y sus Chicago Bulls, un grupo de jugadores de baloncesto destinado a lograr el éxito, se encontraron con un obstáculo en el camino que no fueron capaces de superar. Otro equipo de la competencia, Los Pistons de Detroit, les vencían cada año dándoles una lección de trabajo en equipo, ausencia de egos, y orientación a resultados, que a Michael Jordan se le hizo diíficil de soportar.

Con tantas frustraciones, se hizo evidente que algo debía cambiar en Jordan si finalmente quería trascender en su profesión para ser considerado uno de los más grandes; "me juré -confeso el propio Jordan- que haría lo posible para llevar a mi equipo a conseguir el título de campeón. Y me convencieron de que debía poner todo mi talento al servicio del grupo, para sacar lo mejor de todos mis compañeros, y que todos pudiésemos lograr nuestros objetivos individuales. 

A partir de ese momento, con Michael Jordan integrado en un sistema que hizo de los Chicago Bulls un verdadero equipo de Alto Rendimiento, la historia del baloncesto cambió para siempre, y la figura del jugador número 23 del equipo se agrandó hasta convertirse en el icono deportivo más importante del siglo xx.

Un icono deportivo que hoy, propietario de una franquicia de la NBA, cumple 50 años, y que sigue observando como el mundo entero se vuelve hacia él para reconocerlo como una figura irrepetible en su sector; como el hombre que hizo del baloncesto un fenómeno planetario y una industria de primerísimo nivel mundial.

 

Comentarios

    

Training Solutions Consultores

91 435 09 37

info@trainingsolutions.es